5 tips para elegir los lentes que mejor se adapten a vos

lentes-86

 

En el Galpón, como fieles practicantes de la moda sostenible que somos, no nos gusta comprar por comprar, ni somos fanáticos de las tendencias, sino de lo que nos va bien. Y como los lentes son de esos pocos accesorios que te acompañan sin importar la estación, consideramos que hay que elegirlos muy bien: que te queden lindos, que te encanten, que combinen con todo tu placard y, obviamente, que cumplan con su función (¿ver mejor? ¿Protegernos del sol? ¿Derrochar facha? Vos decidís, nosotros solo te ayudamos).

Lo primordial que tenés que entender es que, aunque estén de moda ciertas formas de lentes, no todas son para todo el mundo. Hay que encontrar los que se adapten a la forma de tu cara, a tus necesidades y a tu estilo. Esos son los factores que tenes que tomar en cuenta a la hora de escoger un buen par de anteojos:

#1: conocé la forma de tu cara

Existen 7 tipos de forma de rostro:

  1. Redondas: suelen tener las mejillas rellenas y redondeadas, y la frente y el mentón llenos también.
  2. Triángulo invertido: también son llamados “cara de corazon”, tiene una frente ancha que se va reduciendo hasta llegar a un mentón puntiagudo y los pómulos son bastante pronunciados.
  3. Triangulares: tienen la frente estrecha, y la mandíbula ancha y pronunciada.
  4. Cuadradas: frente pronunciada y ancha, y el mentón con las mismas características. Además, su largo y ancho están en proporción.
  5. Rectangulares: son muy parecidas a las cuadradas, pero son mas largas que anchas.
  6. Ovalada: ovaladas y hacia abajo, pero con dimensiones proporcionadas.
  7. Alargada: muy parecidas a la ovaladas pero la diferencia es que el menton tiende a ser puntiagudo.

Para saber cuál es el tuyo, parate frente un espejo con la cara relajada (sin ninguna expresión), recogete el pelo hacia atrás si es necesario y trazá en el espejo el borde de tu cara dejando por fuera las orejas (puede ser un trazo imaginario o lo podés dibujar con un lápiz de maquillaje o un marcador para pizarra acrílica). Si tenés barba, incluila dentro del contorno, ya que el vello facial altera el contorno de tu cara. Esa forma te dará una idea de a qué categoría pertenecés.

Una vez tengas claro tu tipo de rostro, fijate qué marco te conviene:

  • Rostro redondo: las líneas rectas son ideales para resaltar tu cara. Los colores profundos minimizan la tensión sobre la forma facial.
  • Rostros triangulo invertido: van muy bien con anteojos de líneas rectas en la parte superior y redondeadas abajo, o los anteojos  sin montura.
  • Rostro triangular: deben usar marcos con ángulos curvados hacia arriba. También se deben usar los modelos rectangulares con terminaciones redondeadas. Para este tipo de cara no se recomiendan los marcos cuadrados.
  • Rostro cuadrado o rectangular: elegí marcos que suavicen los ángulos de tu rostro y sean proporcionales al ancho de tu cara. Te recomendamos principalmente colores claros.
  • Rostro ovalado: prácticamente todos los marcos te quedarán bien.
  • Rostro alargado: escoge anteojos redondeados y grandes. Cuanto más cubran el centro de tu rostro, más se ajustarán al contorno de tu cara.

 

#2: ponele atención a la proporción

Más allá de la forma de tu rostro, tenés que estar pendiente del ancho y alto de los lentes en función de tu cara. Lo ideal es que las esquinas (de donde salen las patas) no sobresalgan demasiado del contorno de tu cara, pero tampoco que tu sien quede al descubierto cuando te mirás de frente.

 

#3: asegurate de que cumplan su función

Si son lentes para ver mejor, que el oculista verifique que son los correctos para el vidrio que necesitás. Si son para cubrirte del sol, asegurate de que digan que absorben el 99 o 100% de rayos UV (o UV 400) y que preferiblemente tengan un marco ancho. Si dicen algo más general como “absorben los rayos UV”, seguramente no protegen lo suficiente. Pensá que los ojos son el único tejido interno del cuerpo que está todo el día expuesto al sol, evitá maltratarlo sin necesidad con unos lentes que te hagan sentir la seguridad de abrir los ojos, pero realmente no te cubren de los rayos más dañinos. Si hacés deportes al aire libre, además de la protección UV, te convendría elegir unos polarizados que reduzcan el reflejo del sol y que tengan un color que te sea cómodo a la vista (para algunos, ver el mundo naranja puede ser muy incómodo).

 

#4: fijate en la calidad

Como te dijimos al principio, los lentes son una prenda que te acompaña todo el año, elegí unos buenos, no solo para que te duren más, sino para que te hagan bien. Muchas veces los lentes baratos están hechos de plástico prensado y esto genera una distorsión en la imagen, que a largo plazo puede generar problemas de visión. Invertí un poquito y comprate unos que valgan la pena.

 

#5: divertite 😉

Los lentes son accesorios, así que deberías escoger los que sean más fieles a tu estilo. Actualmente se pueden conseguir todo tipo de formas y materiales, como madera reciclada, metales que no pesan y plásticos muy resistentes (¡por favor, alejate de carey posta!). Atrevete con monturas y colores diferentes, probate muchos antes de elegir y decidite por los que sabés que vas a usar más. ¡Facha garantizada!

¿Te gustó? ¡Compartilo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *