Mini guía para vender en el Galpón

Blog - Mini guía para vender-01

¡Hola, Galponeros! Somos Ivette y Claudia, galponeras como ustedes. Hace varios meses conocimos el Galpón, su mecanismo, sus principios y nos gustó tanto la propuesta que ahora trabajamos con ellos en las redes sociales y el blog.

Al principio, como todos los que van a vender por primera vez, estábamos llenas de dudas. ¿Cuánta ropa podemos llevar? ¿Qué tan usada puede estar? ¿Importa la marca? ¿Toman ropa deportiva? ¿Podemos llevar accesorios también? ¿Cómo eligen las prendas? Etc.

Esa vez que fuimos teníamos más preguntas que ropa, pero por suerte los chicos del Galpón nos explicaron todo con mucho detalle, y poco a poco pasamos a ser unas vendedoras expertas. Ahora siempre nos encontramos haciéndoles promoción entre amigos y es por eso que queremos compartir este conocimiento con ustedes.

Nuestra principal motivación comenzó a partir de una limpieza de clóset de fin de año. Nos dedicamos a separar con conciencia lo que sí usábamos, lo que no y lo que estaba ahí por una razón más emocional que práctica. Sacamos todas las prendas que teníamos más de 6 meses sin usar y que no nos daban remordimiento de conciencia. Esto fue sencillo, si estaban en buenas condiciones eran para regalar y, si no, para botar. Luego hubo una segunda tanda de ropa que no usábamos, muchas veces porque no nos gustaba, incluso habían cosas sin estrenar, pero que no nos atrevíamos a regalar (“es que me la regaló una amiga con tanto cariño”, “con lo cara que me costó cómo la voy a regalar”, “es que la tengo guardada única y exclusivamente para esa ocasión que hace milenos que no sucede”, etc). Fue ahí cuando entró el Galpón en acción y pasamos a la siguiente etapa.

Uso: tenemos que fijarnos en que la prenda que queremos vender esté en muy buenas condiciones. Si la tela se ve gastada, si tiene manchas (tener especial atención en las axilas y el cuello), si está rota o estirada, si el color está muy opaco o si es de algodón y la tela luce porosa, esa prenda no aplica para el Galpón.

Estilo: nada vintage (por ahí una que otra prenda muy canchera, de esas que vuelven a estar de moda, pero nada de desvalijarle el placard a la abuelita para venderle la ropa en el Galpón, ¿eh?), nada de niños o bebés y nada de gala. De resto, cualquier ropa casual que sea cool y de la temporada, es bienvenida. Ojo con la temporada: si tenés un buzo mega copado pero es verano, no lo van a aceptar, guardalo unos meses más y llevalo cuando esté fresco de nuevo.

Marca: por lo general los galponeros prefieren las prendas de marca (si has comprado en el Galpón lo sabés, ropa de marca por precios bajitos), es por eso que a la hora de vender, la marca importa. Esto no quiere decir que no tomen piezas que no sean de marcas conocidas, pero sí es un plus importante. Si la prenda está en muy buen estado y tiene onda, seguro será bienvenida y, con ese mismo criterio, si es de marca y no está en buenas condiciones, no pasará la prueba.

Zapatillas: se aceptan zapatillas y básicamente aplican las mismas condiciones que para la ropa, pero un poquito más estrictas. Para que una zapatilla pase el filtro del galpón debe estar en MUY buen estado. Si están rotas, manchadas o con la suela desgastada, no aplican.

Ropa deportiva: sí se toma ropa deportiva, pero al igual que con las zapatillas, hay que hacer una revisión especial de uso en estas prendas antes de llevarlas al Galpón. Recordemos que son las que están más expuestas a la sudoración y el desgaste.

Accesorios: pueden llevar carteras, mochilas o cinturones, también aceptan prendas muy especiales de bisutería, una vez más, en muy buenas condiciones. Recordá que el Galpón vende a bajos precios, por lo tanto no se hace una gran diferencia sobre el precio de venta de una pieza de cuero o sintética siempre que esté en buenas condiciones y sea canchera.

Una vez que la ropa seleccionada pase por tu revisión preliminar con nuestras recomendaciones, llevalas a Loyola 851, Jorge Newbery 1967 o Arcos 2140) entre martes y sábados y al menos 1 hora antes del cierre de la tienda, es decir, a más tardar a las 19 hs. Los domingos no toman ropa. Ve con tiempo y ganas de mirar un poco mientras te atienden, ya que siempre reciben muchos vendedores y se tardan unos 25 minutos con cada uno. ¡Paciencia!

Allí los expertos harán la revisión final y tendrán la última palabra. Hay que estar preparados a que no todo pase la selección, pero los chicos con gusto te podrán explicar por qué toman ciertas prendas y deciden decirle que no a otras, lo importante es recordar que gracias a esta fina selección, siempre hay ropa linda en las tiendas.

Finalmente, se le coloca el precio de venta a cada prenda y podrás elegir entre los 3 sistemas de venta del Galpón:

Efectivo: te llevás de inmediato 30% del valor de venta de la ropa en efectivo. Cash, cash, cash. Si eres impaciente, este es el sistema para vos.

Consignación: te ingresan como consignante y podés revisar online el estatus de cada una de tus prendas día a día. Una vez que se vendan, podés pasar por cualquiera de los locales a retirar el 40% de lo que vendiste en efectivo. Igual, si son prendas que valen la pena, se venden muy rápido.

Crédito: si no tenés mayor plan con esta plata, sino comprarte más ropa –por favor, esta vez que sea algo que sí vas a usar-, podés usar el 50% del valor de venta de tus prendas, para comprar en el Galpón. Si elegís este sistema, conocer la Teoría de la percha te viene bárbaro.

¡Y listo! Si además no sabés qué hacer con la ropa que separaste para regalar o no te querés llevar de vuelta esas piezas que no pasaron la revisión final, podés dejarlas en el Galpón, que un par de veces por semana donan gran cantidad de ropa a ONGs y otros centros de acción social para hacerla llegar a quienes más lo necesitan. Pronto les contaremos un poco más sobre esto.

Les decimos por experiencia que vale la pena intentarlo, no solo es súper liberador salir de la ropa que no usás, sino que le podés sacar mucho provecho y en el Galpón todos tienen la mejor onda para ayudarlos a vender.

¡Esperamos que haya sido útil!

Ive y Clau.

¿Te gustó? ¡Compartilo!

18 thoughts on “Mini guía para vender en el Galpón

  • Hola, gracias por la explicación pero algo no me queda claro y es que en el caso de que me compren lo que lleve me darían el 30%, luego si se vende la prenda me darían el 40% …hasta ahí iría el 70% del valor de la venta …y el 30% restante?…

    Les agradezco la respuesta.

    • Hola, Ananda! Son diferentes sistemas, vos elegís el que más te convenga y en función de eso te llevas entre el 30 y el 50% del valor acordado. Podés elegir en función del tiempo (en efectivo el dinero se te acredita en el acto y a consignación en el momento que la prenda se vende, por ejemplo), o tus intereses (si necesitás el dinero, te conviene efectivo o consignación, pero si lo vas a usar para comprar más ropa, te conviene el crédito). Saludos!

  • Hola ! Una consulta… en el caso que deje la ropa para consignacion… cuanto tiempo estipulan o brindan para tratar que se venda la ropa ? y que pasa si no se vende? Gracias

    • Hola, Ale! Tenés 90 días para que se venda la ropa, luego de ese plazo te avisamos por email que tenés 10 días para pasar a buscarla nuevamente o, de no pasar a retirarla, la incluimos en las donaciones semanales. Justo hacemos un filtro importante a la hora de recibir ropa para evitar que esto pase, ya que conocemos bien qué tipo de ropa le gusta comprar a nuestros galponeros, por eso la ropa suele venderse mucho antes de que pase ese plazo. Saludos!

    • Hola, Jimena! No, podés venir directamente de martes a sábados de 12 a 18 hs y los domingos de 14 a 18 hs a los locales de Jorge Newbery 1967 y Loyola 851. Te esperamos!

  • Hola!! Tengo muchos jeans preferentemente de kosiuko y rapsodia con poco uso. Vivo lejos. Estan tomando ropa este fin de semana?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *